La Paradoja del Emprendimiento

El otro día me preguntaba ¿Qué tal si todos fuéramos emprendedores? Si cada uno de todos los empleados que hay en el mundo le dijera a su jefe: “Sabe que jefe, búsquese otro, hasta hoy trabajo aquí”, o más fácil levantarse una mañana y decidir no ir a trabajar, más bien ese día elaborar un rápido plan de emprendimiento.

Un mundo perfecto: todos creando empresa, iniciamos nuestros negocios, somos libres financieramente, no trabajamos, tenemos a otros trabajando para nosotros, Boom! Aquí explota esta utopía, este mundo ideal donde nadie es empleado y todos tienen un negocio creando dinero en automático mientras nosotros tomamos el sol en la playa, y en la noche brindamos con Mark Zuckerberg y Richard Branson, . ¿Quién trabajara para nosotros, si todos somos emprendedores? A todo lo anterior y a lo siguiente es lo que llamo la paradoja del emprendimiento.

Si todos somos empresarios ¿quiénes serán nuestros subordinados? ¿Adiestramos monos? El mundo futurista donde robots eran nuestros sirvientes y hasta nuestras mascotas nunca llego y al parecer no llegara. ¿Lavar inodoros? Por favor, soy un hombre (mujer) de negocios.

La Paradoja del Emprendimiento

El que todos tengamos un negocio rentable parece un esquema Ponzi; ya sabes, unos de esos esquemas piramidales, donde solo ganan los pioneros pero a medida que más personas se involucran el sistema se vuelve un poco inestable, el pánico cunde, hasta que al final llega el inevitable derrumbe, trayendo consigo quiebras económicas. En nuestro mundo idea, donde todos tenemos un negocio, ocurriría lo mismo, tu montas un negocio, luego tus amigos, luego los amigos de tus amigos, el crecimiento seria exponencial hasta llegar el punto donde no encontraríamos personas que emplear en nuestros negocios; acto seguido desplome de todos los negocios.

El sistema actual gana, No todos podemos ser emprendedores. El sistema actual nos brinda la posibilidad de que cualquiera puede ser dueño de un negocio. Cualquiera, No todos. Permíteme lo repito para que quede claro: Cualquiera puede ser dueño de un negocio, No todos. El capitalismo es una tierra de oportunidades, pero son limitadas. Es como un símil con la ley de Pareto, digamos que un 20% seremos emprendedores y libres financieramente; pero el 80% restante serán empleados (secretarias, profesores, cajeros, choferes, programadores, diseñadores, meseros, asesores comerciales y hasta monos amaestrados) que serán los sacrificados del sistema que sacrificaran su tiempo y sus vidas para que una minoría emprendedora sea libre financieramente.

Lo malo, lo triste e inevitable: Lo expuesto en el anterior párrafo es cierto hoy lo fue antes y lo será siempre. Al menos hasta que los recursos naturales se agoten, el planeta de los simios se haga realidad, Lo del agua sería catastrófico, lo de los simios interesante.

Lo bueno, lo alentador y factible: Tu puedes decidir qué hacer en este momento con tu vida. Tú decides en este momento si eres un emprendedor o te conformas con esta realidad. No diré más.

Claro que si diré más: Por favor un +1 de google plus, un me gusta de facebook, o un twittear a este paradójico articulo; es que todavía mi ejercito de monos no han aprendido a usar las redes sociales.

Suscríbete Gratis a El Gran Negocio.
Recibe en tu email las Nuevas publicaciones...

+ Conoce los negocios más rentables.
+ Consejos para ser un Excelente Emprendedor.
+ Artículos de interés sobre dinero y mucho más…

Recuerda es totalmente Gratis  y puedes darte de baja cuando quieras.
Te aseguro que muchas cosas interesantes y de valor obtendrás.

3 Comentarios
  1. JOSE MARTIN
    • Administrador
  2. Adriana

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *